Qué hacer cuando su IP se ha visto comprometida

Cómo hacer frente a las infracciones de PI

A menudo se recurre a nuestros abogados especializados en propiedad intelectual internacional para que ayuden a empresas cuya propiedad intelectual se ha visto comprometida o vulnerada. Hemos formulado la siguiente lista de comprobación básica para gestionar estos problemas de propiedad intelectual, ya sean internacionales o nacionales.

1. Identificar el problema de propiedad intelectual del cliente

A veces, este paso es sencillo, pero a menudo la información que nuestro cliente recibe del personal/proveedores/distribuidores no es exacta, debido a errores honestos o a la venta por cuenta propia. Por ejemplo, las falsificaciones de alta calidad en el mercado pueden ser en realidad "excesos" de un proveedor autorizado. Las falsificaciones pueden ser en realidad productos del mercado gris o de segunda mano.

Obtener la información correcta (a veces con la ayuda de investigadores profesionales) es fundamental a la hora de decidir los siguientes pasos.

2. Determinar los objetivos de PI del cliente 

Los objetivos del cliente determinan en gran medida la estrategia a seguir. Por tanto, es fundamental entender qué es lo deseado, aceptable, tolerable e inaceptable.

Imaginemos una situación en la que una fábrica de China está falsificando productos de tres marcas. Puede que la marca A esté buscando un nuevo proveedor y vea potencial en la mano de obra de los falsificadores. La marca A podría estar dispuesta a conceder licencias de propiedad intelectual a la fábrica. Por otro lado, la marca B podría oponerse rotundamente a cualquier compromiso e insistir en una acción agresiva. La marca C podría contentarse con impedir las exportaciones a través de un registro aduanero chino, sin preocuparse demasiado por lo que ocurra dentro de China. En algunos casos, la identidad del falsificador puede influir en el camino a seguir (véase el punto 4).

Huelga decir que los objetivos de los clientes deben ser realistas y basarse en hechos (véase 1. más arriba).

3. Identificar y evaluar la propiedad intelectual en cuestión 

Sin propiedad intelectual, no hay reivindicación de propiedad intelectual. Esto puede parecer dolorosamente obvio, pero a menudo nos vemos obligados a decir a los clientes potenciales que no hay PI que proteger donde ellos creen que sí la hay. Por ejemplo, algunos clientes de EE.UU. y de otras jurisdicciones de derecho consuetudinario suponen que el uso prolongado de una marca en un país determinado les otorga al menos algunos derechos sobre esa marca, aunque no la hayan registrado. Otros clientes descubren por las malas que "su" marca está registrada en realidad a nombre de su proveedor/distribuidor/empleado.

4. Conoce a tu enemigo

Este paso es mucho más importante de lo que mucha gente cree, ya que a quién se persigue con las reclamaciones de PI puede tener un impacto tremendo en cómo se decide proceder. Cuando las empresas se enteran de una infracción de la PI, su reacción inicial suele ser "hagamos que se detengan y demandemos a esos cabrones por millones de dólares por lo que ya han hecho y hagamos saber al mundo que no somos una empresa con la que se pueda jugar". Y suelen decir esto como si todos estos objetivos encajaran a la perfección y pudieran lograrse en pocos meses. No es así y no se puede.

Si la empresa que le ha "robado" la propiedad intelectual es un "operador de poca monta", a menudo no tiene sentido demandarla por los millones de dólares que no tiene. A menudo tampoco tiene sentido demandar a una empresa legítima, sobre todo si su caso es marginal. Si usted demanda a la empresa legítima por un caso marginal, ésta puede decidir que necesita luchar a muerte contra usted para demostrar al público que no estaba violando ninguna ley de PI ni sus derechos de PI y también para demostrar que "no es una empresa con la que se pueda jugar". En estos casos, un enfoque más diplomático podría funcionar mejor.

5. Determine sus mejores opciones legales

Llegados a este punto, solemos ser capaces de tachar de nuestra lista la mayoría de las opciones legales, tanto en términos de teorías jurídicas (competencia desleal, infracción de marcas, violación de derechos de autor, etc.) como de opciones de resolución de conflictos (litigio, arbitraje, carta de demanda, etc.).

6. Formule su estrategia

Una vez que tenga una lista de sus mejores opciones legales, es hora de poner en marcha una estrategia, con opciones alternativas, si es posible. En muchos casos, el plan estratégico incluirá acciones paralelas. En todos los casos, incluye un presupuesto realista. Nuestros abogados siempre trabajan con nuestros clientes en la formulación de la estrategia para que todos estén de acuerdo en cómo vamos a proceder.

7. Aplicación

La aplicación suele requerir la intervención de expertos, investigadores, agentes locales de la propiedad intelectual y/o la administración local. Pero en el fondo, la aplicación significa simplemente avanzar en la puesta en práctica de la estrategia formulada.