Xi Jinping llega a la ciudad

Visita de Xi Jinping a EE.UU.

Si ha estado atento a los titulares, sabrá que Xi Jinping, presidente de China, y Joseph Biden, presidente de Estados Unidos, se reúnen esta semana en San Francisco. La última vez que se vieron en persona fue hace un año, en la Cumbre del G20 celebrada en Indonesia. A nivel nacional, Estados Unidos y China llevan años distanciándose debido a importantes diferencias ideológicas, y las empresas estadounidenses y sus homólogas no estadounidenses han tenido dificultades a la hora de tomar decisiones a caballo entre la división geopolítica. Lo sabemos porque hemos ayudado a empresas de EE.UU. y sus aliados a decidir cómo y si deben mitigar su riesgo en China desarrollando una estrategia "China+" (véase Due Diligence in China Just Got a Lot Harder: ¿Y ahora qué? y ¿Quién sigue haciendo negocios en China?).

Hasta hace muy poco, el PCCh de Xi Jinping ha ignorado por lo general las peticiones del gabinete estadounidense de un mayor compromiso. Durante muchos meses, China no ha correspondido a las visitas a China del secretario de Estado, Antony Blinken, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y la secretaria de Comercio, Gina Raimondo. Los dirigentes chinos se han mantenido firmes y han afirmado que el ascenso de China es inevitable y que es la mejor alternativa a un orden mundial liderado por Estados Unidos.

El PCCh sólo puede encubrir el declive económico de China durante un tiempo. La visita de Xi Jinping esta semana subraya el mensaje que no circulará públicamente en los círculos mediáticos chinos: China no puede triunfar sola.

El panorama empresarial chino

Tratamos con clientes de todo tipo en su trabajo en China y China+ (diversificación fuera de China). Nuestros clientes abarcan toda la gama, desde la baja tecnología a la alta tecnología, e incluyen pequeñas y medianas empresas (PYME), grandes empresas privadas, empresas públicas, fondos de capital riesgo y grupos de capital privado.

Cada una de estas empresas tiene motivaciones y objetivos diferentes para relacionarse con China. Muchas PYME siguen intentando sobrevivir con márgenes estrechos como consecuencia de los aranceles estadounidenses, el COVID-19 y la subida de los tipos de interés. Las empresas más grandes y públicas luchan con los mismos problemas, pero en general pueden adaptarse más rápidamente que las PYME. Empresas de todos los tamaños están preocupadas por la relación cada vez más belicosa de China con Taiwán y su creciente acercamiento a Rusia, Irán y Corea del Norte.

Desde 2022 hemos asistido a una aceleración de las consultas sobre Latinoamérica y, en particular, México como alternativa a China (véase Dejar China por México: retos y oportunidades). Muchas empresas públicas de éxito, como Apple, tienen bolsillos mucho más profundos y empezaron a cubrir sus riesgos comerciales en China hace años.

El panorama de la inversión en China

Las tendencias del capital riesgo (ver aquí) muestran que la inversión en China en 2023 ha caído un sorprendente 31,4% desde los niveles de 2022 sobre una base anualizada. El nivel agregado de inversión de capital riesgo en China en 2023 caerá probablemente por debajo de los niveles de 2016.

Los fondos de cobertura ofrecen indicadores similares. Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, fue noticia hace un año cuando empezó a desinvertir en valores relacionados con China, incluida la taiwanesa TSMC. Bridgewater Associates, de Ray Dalio, realizó movimientos similares, reduciendo su cartera china en un 60% desde septiembre de 2022.

Entender la China actual a través del mercado chino de capital riesgo

En nuestros círculos de clientes, en ningún lugar son más evidentes estas tendencias chinas que en el mundo del capital riesgo. El capital inversión es diferente del capital riesgo y de los fondos de cobertura. El capital riesgo se centra en el panorama de las nuevas empresas chinas y tiene un horizonte de 5 a 10 años. Los hedge funds se centran en las empresas chinas que cotizan en bolsa y en sus valores y derivados: acciones, opciones y futuros.

Las empresas de capital riesgo suelen buscar ineficiencias en el mercado de las PYME chinas. Identifican empresas prometedoras o en dificultades con una trayectoria consolidada. Luego adquieren esas empresas y sus activos y despliegan su experiencia y sus conexiones de capital para construir mejores empresas a partir de actores desarticulados. Y gracias a esta experiencia, a menudo compran y venden empresas a un ritmo vertiginoso, a veces con un cambio de rumbo de sólo unos meses.

En particular, nos gusta utilizar las operaciones de capital riesgo como indicador de la confianza general en el entorno empresarial chino. Lo hacemos porque los grupos de capital riesgo son expertos en fusiones y adquisiciones y se sitúan sistemáticamente tanto en el lado comprador como en el vendedor del mundo empresarial chino.

No es de extrañar que las tendencias del capital riesgo también hayan sido negativas. Los compradores están exigiendo descuentos de valoración tres o cuatro veces superiores a los que suelen encontrarse en las operaciones de EE.UU. y la UE. Todas estas tendencias a la baja han obligado finalmente a los dirigentes chinos a retomar el diálogo con los estadounidenses.

¿Qué cambia tras la reunión Biden-Xi?

La distensión de esta semana indica que los dirigentes chinos comprenden el problema en el que se encuentra China. Pero al reconocer tácitamente que China necesita a Estados Unidos y a otras naciones aliadas, no debemos confundir esta reunión con un pivote significativo del Gran Barco China.

China lleva décadas prometiendo reformas de mercado y, al mismo tiempo, librando una guerra económica encubierta y abierta con el resto del mundo. China incluso ha defendido sus reformas de mercado legisladas como prueba de su cumplimiento y buena voluntad, mientras que al mismo tiempo emplea su estado de derecho para asegurarse de alcanzar sus fines económicos y políticos por cualquier medio necesario.

Xi Jinping es y será siempre un experto político, lo que a veces puede hacerle parecer un pragmático hombre de negocios. Pero no piensen ni por un minuto que esta ofensiva de encanto será motivo para cualquier movimiento significativo en la voluntad política de China. Ese es el verdadero timón de la Gran Nave China.

Al mismo tiempo, no hay que descartar a los empresarios chinos. Este año he trabajado con y frente a algunos de los empresarios chinos más creativos, decididos, pragmáticos y optimistas que he conocido. Los que han perseverado e incluso triunfado en los últimos años seguirán haciéndolo, con o sin la ayuda del Gobierno chino. Esos son los tipos de socios comerciales que hay que encontrar y con los que hay que comprometerse. Estaremos atentos a los indicadores de inversión, especialmente al mercado de capital riesgo que se ocupa de los activos chinos propiedad de empresas estadounidenses.

Para las empresas y los inversores estadounidenses, esta reunión debería ser una señal de cauteloso optimismo. Entablar relaciones con sus homólogos chinos, especialmente en sectores en los que China se muestra abierta a la reforma y la colaboración, podría reportar beneficios mutuos. Sin embargo, sigue siendo prudente mantener un enfoque diversificado, como se observa en el creciente interés por mercados como México y América Latina.

Estados Unidos y China, como dos de las potencias económicas mundiales, tienen las claves no sólo de su prosperidad, sino también de la configuración del panorama económico mundial. Sus decisiones, tras esta reunión, serán seguidas de cerca, ya que influirán en las políticas económicas internacionales, la dinámica comercial y las estrategias geopolíticas de los próximos años.