Un nuevo punto de vista sobre la protección bancaria del cannabis

A veces escribo sobre la banca del cannabis cuando estoy trabajando en un proyecto para un banco o una cooperativa de crédito, pero rara vez aparecen novedades de interés periodístico sobre la banca del cannabis. Ayer, sin embargo, tuvimos un desarrollo que vale la pena cubrir: un subcomité del Congreso añadió protecciones bancarias de cannabis a un proyecto de ley de gastos críticos del gobierno. Nada menos que un subcomité presidido por el Partido Republicano.

Marijuana Moment publicó un buen artículo sobre el proyecto de ley, que abarca la banca de cannabis y otras cuestiones relacionadas y no relacionadas con el cannabis. Usted puede ver el proyecto de ley y artículos relacionados, aquí. El lenguaje relevante se encuentra en la Sección 134. Dispone:

Ninguno de los fondos puestos a disposición por la presente Ley podrá utilizarse para penalizar a una institución financiera únicamente porque dicha institución preste servicios financieros a una entidad que sea fabricante, productor o persona que participe en cualquier negocio o actividad organizada que implique la manipulación de cáñamo, productos cannabinoides derivados del cáñamo, otros productos cannabinoides derivados del cáñamo, marihuana, productos derivados de la marihuana o productos derivados de la marihuana, y se dedique a dicha actividad de conformidad con una ley establecida por un Estado, una subdivisión política de un Estado o una tribu india. En esta sección, el término "Estado" significa cada uno de los Estados, el Distrito de Columbia y cualquier territorio o posesión de los Estados Unidos.

Tengo algunas sugerencias quisquillosas en cuanto a la elección del lenguaje, pero me gusta el artículo 134 en general. Y creo que es una buena idea incluirlo en un proyecto de ley de gastos, aunque sea necesaria una renovación anual. Entre otras razones:

  • La Ley bancaria SAFE(R) lleva siete años estancada y no consigue superar el obstáculo;
  • Los Estados y las Tribus siguen lanzando, ampliando y perfeccionando programas de cannabis;
  • el rendimiento económico de la marihuana regulada sigue creciendo en todo el país;
  • Los servicios bancarios (como las ofertas reales de servicio completo) son cruciales en todos los aspectos, desde el pago de facturas hasta la seguridad física;
  • una vez que el Congreso aprueba una cláusula adicional a un proyecto de ley de gasto, sobre todo si restringe el gasto, tiende a mantenerse; y
  • Como ya he explicado en otras ocasiones, la reprogramación de la marihuana no cambiará fundamentalmente el statu quo de los bancos de cannabis.

Sin embargo, se avecinan cambios. El mes pasado declaré a American Banker que "en los últimos 12 meses hemos asistido a un aumento espectacular del número de bancos que se han introducido en este sector...". No se trataba sólo de especulaciones. First Citizens Bank anunció en enero que ampliaría su plataforma bancaria de cáñamo al espacio del cannabis/marihuana (y FCB es el15º banco más grande del país, según la Reserva Federal). Los datos federales del otoño pasado también muestran un número récord de bancos activos en el espacio. A título anecdótico, aquí en el bufete seguimos creando programas de cannabis para cooperativas de crédito o ayudándolas a ampliar su oferta.

La cuestión que se plantea hoy es si, en caso de que se apruebe este proyecto de ley, más instituciones financieras entrarán en liza. Yo creo que sí, aunque éste carece del potencial trampolín de SAFER tal como está planteado actualmente. SAFER no estaría sujeto a una renovación anual; pero lo más importante es que también impediría las acciones coercitivas del Departamento de Justicia. El proyecto de ley aprobado por el Subcomité no lo hace y no puede hacerlo, lo que sería debidamente tenido en cuenta por los directores de los bancos.

Esta propuesta también sería menos impactante que una actualización de la vieja guía FinCEN sobre las Expectativas de la BSA con respecto a los Negocios Relacionados con la Marihuana -suponiendo que cualquier actualización diera más latitud a las instituciones financieras que el memorando de 2014.

De todos modos, el piloto de ayer es un nuevo enfoque y vale la pena verlo. Seguiremos opinando si se aprueba. Mientras tanto, eche un vistazo a nuestra miríada de posts sobre banca, pero en concreto a los siguientes: